Prólogo

燃え る道

Blazing trail

-Kiaaa…..!!!

Los gritos de terror y espanto inundaron por completo la tranquilidad de la silenciosa aldea Hira. Las llamas de un intenso color rojo se extendían por la zona que antes mostraba cultivos bien desarrollados, iban devorando todo a su paso a una velocidad alarmante. A todo esto se le suman los extraños caballeros de armaduras negras, los cuales aterrorizaban aún más las desesperadas vidas de los habitantes, pues ellos estaban asesinando y torturando a los indefensos campesinos, los cuales, no tenían ni la más remota idea de cómo usar un arma, uno tras otro caían los pobres granjeros en el suelo teñido de rojo, esto era una sangrienta matanza…!!!

Mientras la agitada población presenciaba el final de sus tranquilas vidas, en la parte trasera del pueblo un hombre de más de unos 50 años corría de forma agitada, su respiración estaba entrecortada y entre sus brazos llevaba “algo´´ enrollado en una toalla húmeda. El sujeto era de cabello y ojos azules, y sobre la harapienta ropa de campesino se le podía ver unos prominentes músculos, fruto de un entrenamiento para nada de granjeros. Corría dejando tras de sí los gritos de desesperación y angustia, así como la destrucción causada por las llamas.     Ya casi a las afueras de la aldea el hombre se encontró con otro sujeto, este era de unos 60 y algo poseía una tupida barba blanca al igual que sus cabellos y ojos marrones.

 -¿Los has despistado?- preguntó el anciano

-Así es-contestó el otro- pero no durará para siempre, ellos cuentan con un “rastreador térmico´´

 -Ya veo-dijo el anciano mientras se acariciaba la barba- pero, ¿sabes?, puedes escapar si utilizas tu “skill´´1 Cleint-san

 -¿Y desaparecerlos a ustedes junto con el bosque?, no gracias. -Pero Cleint-san, ¿no te has dado cuenta?, nosotros ya estamos condenados a desaparecerAl escuchar esto el otro hombre puso una cara de lamentación.

Nota: Skill (habilidad)

-Siento todo esto, John…

Tras esto John se molestó tanto que le asestó un puñetazo a Cleint, lamentablemente esto hiso que su puño desprendiera un ruido sordo, mientras que Cleint ni siquiera se inmutó.

-¡Haaayyy!-gritaba el anciano en señal de dolor

-¿Estas bien? -Sí, gracias- dijo John irónicamente- maldito mocoso cuando pronuncies mi nombre, agrégale un honorífico.

Cleint lo miró despreocupadamente y contestó:

-Imposible… -¡¿Eh?!- dijo John alterado

Ellos eran amigos muy cercanos después de todo, debido a que Cleint ayudó hace mucho tiempo a John y este le permitió quedarse en la aldea que él había creado con emigrantes de otros “mundos´´.

-Sabes que me gustaría quedarme para enfrentarme a los “midnight´´, pero…- dijo Cleint descubriendo lo que llevaba enredado en la húmeda toalla.    Para sorpresa no era más que un pequeño niño de cabello rojo, el cual era de aproximadamente unos 2 años y medio.

El pequeño a pesar de estar completamente húmedo debido a la toalla, dormía plácidamente.

-Si yo caigo, ¿quién se ocupará de él?- dijo Cleint

John miró al pequeño seriamente y agregó:

-¡Tienes razón!, además nadie más podría enseñarle a controlar su “skill´´, y ya hemos visto lo que esta puede traer consigo. Ambos miraron a su alrededor y contemplaron los árboles y casas quemados.

-Si no aprendiera a controlar su skill, sería muy peligroso.

Mientras ambos conversaban, los ruidos se acercaron peligrosamente.

-¡¿Ya están aquí?!- dijo Cleint alarmado

-Pues ve, ve y cuida bien a ese pequeño, Cleint Dagonet-san

-Cuídate tú también, John McFly

De esta manera los dos amigos se despidieron, y Cleint desapareció en la oscuridad de la noche.

Dos amigos que se separan por culpa del destino. Una aventura que llega a su final y otra que comienza.

Próximamente: Capítulo 001: “El examen de ingreso´´

 

6 respuestas a «Prólogo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *